Lamb Of God, Carcass & Heaven Shall Burn en Chile: Un terremoto 9.9°

Con un Teatro Caupolican con pocos asistentes se dio inició a una jornada que prometía ir in crescendo con el transcurso de las horas y que pasaría a ser una jornada realmente demoledora.

Estábamos frente a un cartel de muy buenas bandas de diferentes estilos (y países), pero todas ellas dando una gran demostración de lo que es el metal y su variedad.

Comenzando de forma puntual a las 18:30 hrs con los nacionales Forahneo, quienes a pesar de llevar poco tiempo en escena ya cuenta con un gran disco a su haber, Perfidy, y con una agrupación de músicos experimentados, se toman el escenario con profesionalismo. Eduardo Jarry, quien a tomado la voz de la banda, hace gala de estar a la altura de cualquiera, con un excelente sonido y un show enérgico de media hora entusiasmo a un Caupolican que poco a poco iba llenando la cancha y los palcos.

Pasadas las 19:00 hrs aparece en el escenario los alemanes de Heaven Shall Burn quienes venian con una energia tremenda, desde un comienzo, con un público joven se notaba que mueven a la fanaticada chilena quienes corean sus temas, abriendo los fuegos con The Loss of Fury, se entregan con todo, a pesar de que los asistentes solo llenan la cancha, pero a Marcus Bischoff eso no le interesa, parece haberse tomado todas las bebidas energéticas del camarín, con movimientos que me recuerdan a Barney de Napalm Death (solo los movimientos) se entrega por completo, al parecer les han hablado muy bien del publico chileno o bien reacciona a la buena disposición de los fans. Es en Voice Of The Voiceless en donde los fans se derriten a sus pies, con mosh incluido, y pasan temas como Corium, The Weapon They Fear, Endzeir y cerrando con Black Tears (cover de Edge of Sanity). Para los fans y la banda estuvo bien, como, será que hasta Bischoff se lanzó al público saliendo ileso y regalo su polera. Lo malo, el sonido, sonaron demasiado fuerte, hasta saturarlo todo, la voz de Bischoff se perdía muchas veces y había una vibración en el retorno que dejaba un zumbido en el oído. Problema que se arregló antes de la salida de la siguiente banda.

Es el turno de los ingleses de Carcass, que puedo decir de ellos que no se haya dicho ya, en esta tercera venida a nuestro país, como siempre dando cátedra con un Jeff Walker queriendo interactuar con un publico que lamentablemente no vinieron a verlos a ellos, pero con otros que nos desvivíamos por escuchar sus guitarras…oohh…esas benditas/malditas guitarras!!!, que puedo decir sin que se note mi fanatismo, nada, por que ellos no necesitan que los elogien, solo que los escuchen. Con un setlist que abarca gran parte de Surgical Steel y el Heartwork, tocando clásicos como “1985/316L Grade Surgical Steel” temas con los cuales abrieron, poco a poco fueron entusiasmando a los mas jóvenes, demostrando una clase magistral del mejor Death Metal, le siguieron Buried Dreams que despertó los fistbanging, le siguieron temas como Incarnated Solvent abuse, Unfit for Human Consumption, Cadaver Pouch Conveyor System y Captive Bolt Pistol dándonos una sobredosis del album Surgical Steel, pero nos llevarían en un viaje por lo mejor de todos sus álbumes con temas como Reek of Putrefaction, Edge of Darkness, This Mortal Coil, Black Star, etc, terminando con el gran Heartwork, en una velada en que no nos dejaron ni respirar, tema tras tema era una aplanadora para nuestro infames y poco dignos cerebros y a pesar de lo poco colaborador del publico en algunas peticiones de Jeff Walker igualmente se vivieron varios mosh y cabeceos a pedir de boca, con un sonido impecable y con un local repleto en sus localidades bajas, todos quienes pudimos apreciarlos quedamos con gusto a poco, pero lamentablemente ellos no eran el show mas esperado por los jóvenes, se despidieron de forma respetuosa dando paso al retiro a parte del publico que solo fueron a presenciar a esta tremenda banda.

Cuando es el turno de los norteamericanos de Lamb of God el Caupolican se viene abajo con los gritos de los fans, es ahí cuando entendemos a quien venían a ver, ya que con los primeros acordes de Laid to Rest empiezan a saltar y vitorear, puños en alto y con no pocos celulares fotografiándolos, con un Randy Blythe que no para de moverse y de saltar por todo el escenario, motivando aun mas a los asistentes, con un sonido poderoso y retumbante, le siguen temas como Ruin, 512, Walk with me in Hell, con los cuales desatan aun mas la locura, y con un frontman que quiere comunicarse con su público, hace pausas en cada tema para hablar y demostrar el gusto que tienen en estar en nuestro país, Still Echoes, en Now you’ve got something to die for dedicando este tema a Pablo Neruda y Tom Araya, siguen avasallando al publico que no se cansa de moshear con otras joyas como Hourglass, The Faded Line, Set to Fail, y cuando parece que esto no tendrá un punto culmine es cuando Blythe grita a todo

pulmón RRRRRRRedneck!!! Y ya no hay más que decir, el público ovaciona reventando sus pulmones y entregándose como corderos de Dios.

Nada más se puede decir de esta memorable jornada, el publico abandono el recinto empapado en sudor, con sendas sonrisas en sus rostros, dándose por pagados con la entrega de cada banda, que solo puedo decir que fue total, en cada presentación se notaba la entrega y la fuerza de cada una, la alegría de estar en nuestro país y esperando obviamente que esto los traiga de vuelta pronto a cada uno de ellos, por que ténganlo por seguro, que los estaremos esperando.

Galería de imágenes

Por: Claudia Toro
Fotografías: Manu Head (www.hellnation.cl)