D.R.I. – But Wait There’s More – (Beer City Records / USA 2016)

En la década de los  80’s, D.R.I. aparecía como una banda de adolescentes que tuvieron el atrevimiento de interrumpir en la escena mundial con una propuesta nueva que ayudo a que el mundo conociera el hardcore, esa mezcla exquisita entre punk y thrash metal, una combinación perfecta entre música contestataria y la velocidad del metal. Con temas rápidos, cortos, poderosos se hicieron conocidos aún más con su logo tan particular que se multiplico en parches y poleras de la época. Llegando a ser tan conocidos como sus pares de Anthrax, C.O. C o Suicidal Tendencies, llegando a su pick a comienzos de los 90’s. Lamentablemente esta carrera en ascenso se vión truncada por problemas de salud de Spike Cassidy, por lo cual solo se tuvieron que relegar a algunas presentaciones en vivo y al lanzamiento de “compilados” y splits cada cierto tiempo.

Pero en el 2016 aparecen nuevamente de vuelta, lamentablemente no con un álbum propiamente tal, si no que con  una versión corta, un EP que se sincroniza en menos de 10 minutos. Una vez dicho esto, las cinco pistas pasan volando en ráfagas rápidas de guitarra aplastante y gritos duros de tipo duro, pidiendo repetidas escuchas, lo que garantiza que las canciones entren rápidamente en tu mente. La influencia del metal se atenúa en estas canciones, ya que se centran en sus raíces punk y clásicos riffs hardcore. Dos de las cinco pistas son versiones grabadas de canciones tempranas, como “Couch Slouch” (originalmente en el EP Violent Pacification, a mi gusto es mejor el original, pero en gustos no hay nada escrito) y “Mad Man” (de Dealing With It!) se actualizan, mientras se las arregla para retener la energía de los originales

El verdadero ganador aquí (aparte de los leales y sufridos fanáticos) es el bajista Harald Oimoen. Ha sido un Dirty Rotten Imbecile desde 1999, y finalmente está haciendo su debut discográfico con la banda

Estas cinco pistas capturan todo el clásico D.R.I. representando a los fanáticos de mucho tiempo y los recién llegados por igual. Es rápido, ruidoso, atrevido y terminado en menos de 10 minutos, una declaración enfática de que los hombres de más cincuenta pueden rockear tan duro como cualquiera.

Y este domingo 08 de Abril (después de un par de intentos fallidos) llegan nuevamente a Chile, esperemos verlos en todo su esplendor de la mano de BTS Producciónes . La cita es en el Teatro Caupolicán a las 19:00 hrs, taloneados por Bonebreaker y Tiempos Duros. Quedan las últimas entradas a $20.000, el día del show estarán a $25.000.-

Tickets por sistema Ticketek Chile y en sus puntos de venta autorizados (Centro Ticketek y tiendas Hites). Disponibles sin cargo por servicio con pago en efectivo en The Knife Music (Eurocentro)
Kmuzzik Comunidad (Edificio InterProvidencia).
Voz propia (portal Lyon )
New hope Jaime Fuentes persa Bio Bio.