D.R.I. En Chile, Una explosión de puro y violento crossover.

Eran muchas las expectativas para este Domingo 8 de Abril, habían corrido muchos rumores, hasta algún atentado programado en contra de la banda, en fin, quise llegar temprano para encontrar una buena ubicación en la cual fuera capaz de ver todo el espectáculo tanto de la banda como del publico; por que si realmente se concretaba todo, seria maravilloso, pero tenia mis dudas, fue tal mi decepción de no verlos anteriormente que ahora iba mentalizada a lo que fuera a pasar, bueno o malo.

En un Caupolican casi vacío a las 19:00 hrs, salvo unos pocos fans con la mirada perdida y un gran lienzo de “THRASH ZONE” con el logo típico de la banda en el centro, no se notaba mayor movimiento…aún tenia mis dudas. Pero sin mayor preámbulo saltan al escenario Tiempos Duros, con un setlist corto pero potente, temas hardcore de mi total gusto y acorde a la ocasión; una lastima que no hubiese más público presente, se perdieron una banda que a mi gusto, deberían haber tocado justo antes de D.R.I. Inmediatamente después sube Bonebreaker con Tito Melin en las voces, la verdad, a mi parecer no era la ocasión para ellos, quizás el estilo o simplemente gustos, en fin, la cantidad de espectadores no fue mayor a la primera banda; insisto, aún dudaba, aunque D.R.I. hubiese tocado pisado suelo chileno no era garantía de que se presentaran en el show, lo reconozco, no soy creyente.

Un poco antes de las 20:00 hrs empieza a llegar la masa de personajes llenando el recinto poco a poco, cuando suena la prueba de una guitarra y ahí estaba de pie en el escenario el incombustible Spike Cassidy, fue en ese instante en donde empecé a dimensionar lo que sería aquella noche.

Sin aviso previo sube la banda al escenario y nos dan un bofetón en la cara con The Application y para mi sorpresa en el recinto había mucha gente, pero distaba bastante de estar lleno, de hecho la tribuna se veía desocupada, pero eso no mermo los gritos de los asistentes, ahí estaban por fin, después de dos cancelaciones en ocasiones anteriores, ahí estaban frente al publico chileno intentando pagar la deuda que tenían con nuestros sueños más húmedos. Al tercer tema ya no cabía ni una aguja en cancha, en eso prenden dos bengalas rojas que se sumaron al mosh, alguien que estaba más cerca me comentó que hasta quemaron un muñeco, pero era tal la multitud ya en ese momento que fue difícil de descifrar si fue así realmente; lo único que puedo decir fue que volví a los años 80’s en donde los mosh, slam, stages eran lo máximo, y mi alma joven no entendía por que mi cuerpo ya añoso no podía ir a meterse en medio de toda la algarabía por más que le explicara que era día domingo y debíamos ir a trabajar al día siguiente, mi alma se cargaba con todas las patadas, combos, weones volando por encima de las cabezas, todos poseídos , poseídos por una felicidad acompañada de éxtasis y adrenalina y lo único en que podía pensar era en “por que no tengo 20 por la shusha, o por ultimo la misma edad pero con un físico acordé a tamaña ocasión”, nada, sentía que quería reventar por dentro a cada grito coreando Violent Pacification, en que el Caupolican se estremecía por que estábamos todos en la misma, gritando desde lo más profundo de nuestra rabia, gritando como pocas veces nos damos el lujo de hacer. No nos daban respiro, apenas si había unos pocos segundos de pausa entre tema y tema. A un costado del escenario se divisaba Dan Lilker como si estuviera en la lucha libre, esperando su turno para entrar al ring y así fue, pudimos aprovechar su presencia en los temas Mad Man y el clásico de clásicos Couch Slouch. No puedo explicar con palabras la sensación de hermandad que había, incluso hasta cuando los guardias se vieron sobrepasados y no podían contener a quienes se subían al escenario para tirarse al publico. Lamentablemente no faltó la fémina que subió solo a abrazar a Kurt Brecht siendo una mala representante de las metaleras nacionales ya que no demostró ni un poco de la brutalidad que reinaba en ese momento (lo siento, necesitaba desahogarme por las metaleras que si nos hubiésemos tirado un stage de tener la oportunidad). Pero nada importaba entre el bombardeo que nos daba la banda, tema tras tema, sin darnos un respiro, con una masa de entusiastas que ya apenas podían moverse en uno de los mosh mas apretados que he visto. El único detalle fue que en Thrashard, Spike Cassidy tuvo problemas técnicos que se demoraron un poco en solucionar, quizás por eso quedamos un poco cortos de tiempos y no lo interpretaron de nuevo, si no que siguieron con el setlist que traían. Pausa y vuelven con los últimos cuatro temas; lo único que puedo decir es que el grito que emití en I Don’t Need Society me ha dejado la garganta varios días con cuidados médicos, seguida de Beneath The Wheel y para finalizar nada más ni nada menos que un temón The Five Year Plan, quien no se sepa este tema se puede ir un rato largo a la c ….. Es EL TEMA con que todos aprendimos a moshear como corresponde, un tema que esta grabado a fuego en el adn de todo metalero que se respete como tal. Al terminar este y la banda abandonar el escenario fue como si todos hubiésemos sufrido de un ataque epiléptico masivo y estuviésemos volviendo en si. Insisto, no creo ser capaz de trasmitir lo vivido esta noche de domingo, lo único que puedo decir, y se que todos los que asistieron ese día también lo repetirán en sus recuerdos por mucho tiempo, es WHO AM I …D.R.I….THREE SIMPLE WORDS, A HUMAN BEING, THIS WEIRD THING, NOT WHAT I SEE…..WHO AM I….D.R.I!!!!

SETLIST

1. The Application

2. Hooked

3. How To Act

4. Commuter Man

5. Problem Addict

6. Snap

7. I’d Rather Be Sleeping

8. Soup Kitchen

9. Violent Pacification

10. Against Me

11. Anonymity

12. As Seen on TV

13. Mad Man

14. Couch Slouch

15. Acid Rain

16. Probation

17. Abduction

18. Argument Then War

19. Equal People

20. Yes Ma’am

21. The Explorer

22. Karma

23. Who Am I

24. Slumlord

25. Dead in a Ditch

26. Suit And Tie Guy

27. Syringes in the Sandbox

28. Thrashard

29. All for Nothing

30. Manifest Destiny

31. I Don’t Need Society

32. Beneath The Wheel

33. The Five Year Plan

Por: Claudia Toro

Fotos: María Loreto Plaza – Agendamusical.cl