Immolation en Chile – La expiación de nuestros pecados.

Este jueves 26 tuvimos la suerte de vivir una gran jornada en Club Blondie, llegaba a nuestro país después de 6 años la gran banda death metal Immolation en la gira que los traería con un nuevo álbum bajo el brazo Atonement (puede ver la reseña hecha a este disco en este mismo medio).

Eran muchos los que ansiaban este regreso, aunque al abrir las puertas del recinto pasadas las 19:00 hrs no se veían muchos asistentes, de hecho las bandas teloneras tuvieron una asistencia bastante baja.

Los nacionales encargados en esta jornada fueron Bonebraker, Timecode y Trimegisto. Los primeros comandados por Tito Melin, con un sonido impecable, desfilaron por temas como To the Final Battle, Bonebreaker y Mercy; dieron una buena presentación que gratifico a los asistentes.

Luego fue el turno de Timecode quienes presentaban su cuarta producción “The Devius Syndrome”. Excelente show donde presentaron gran versatilidad demostrando ser fieles representantes de un death metal más denso; destacando la presentación de Danilo Estrella, uno de los buenos bateristas que hay hoy en dia en la escena nacional. Lo lamentable es que se presentaron fallas en el sonido que se corrigieron durante su presentación.

Para broche de oro de las bandas nacionales sale a escena Trimegisto dio una tremenda muestra de potencia y con la desgarradora voz de Claudio Salinas, haciendo cabecear a los asistentes que estaban junto al escenario. Siempre es lamentable la poca asistencia para ver las presentaciones de los nacionales, es algo que debemos buscar la formula para mejorar.

Cerca de las 21:40 hrs Immolation comienza su brutal presentación, se apagan las luces y empieza el ritual con The Distorting Light bajo los vociferantes vítores de los presentes que a esa hora alcanzaban a ser unas 1000 almas en pena (y obviamente la misma cantidad de celulares grabando y sacando fotos), le sigue un setlist cargado de potencia, rítmicos destiempos aunque suene contradictorio, con un Rob Vigna poseído en la guitarra rebozando energia hacia el publico quienes respondían con contorsiones y manos elevadas en forma de garras, When de Jackals Come, Father, You’re Not a Father, Swarm of Terror llenos de ritmos embriagantes que te elevaban y dejaban caer al limbo, en Majestic and Decay podías sentir como el sisear de una serpiente te susurraba en los oídos, con un Ross Dolan devorando el micrófono. Los redobles de los tambores jugando con los riffs de Vigna eran un regalo de maestria y profesionalismo; podían pasar desde las guitarras funerarias de Thrown to the Fire al terror abrumador de Kingdom of Conspiracy, cada rasgueo puesto en el lugar preciso. En Destructive Currents se nota que son una maquina de destrucción, lo malo es que a ratos breves se pierde la voz del frontman en los coros por debajo de los instrumentos, un detalle, pero que se notó en este tema. Cuando suenan los acordes de Into Everlasting Fire es una explosión en los asistentes que se entregan en un mosh brutal, que descansa un poco y vuelve en un tema que todo el mundo sabía que seria el punto alto de la noche, el himno de la banda Immolation, que llega como un enjambre ametrallando nuestros oídos. Hasta ahí se suponía que era la presentación, por setlist, pero nos regalan Close to a World Below, que aunque no estaba incluido, era justo y necesario que lo tocaran. Cuando se suponíaque show había terminado, los músicos habían bajado del escenario y una parte del público ya se había retirado, el público que quedaba empieza a vitorear el nombre de la banda y para sorpresa de todos ¡¡¡VUELVEN AL ESCENARIO!!!…a interpretar un último tema como regalo. Foresting the Divide, saliéndose de todo protocolo.

Cabe recalcar la sencillez de los músicos quienes terminado el show se quedaron compartiendo con los fans, sacándose fotos y firmando autógrafos siempre con una sonrisa, ganándose todo mi respeto.

Una banda que, a pesar de que el sonido no fue el optimo, sonó demoledora llenando todos los espacios del recinto con un sonido devastador, dejando a los fans en éxtasis, satisfechos; sabiendo que cuando van a ver a esta banda jamás saldrán decepcionados y de la misma manera la banda agradece el apoyo incondicional del publico chileno con sendos regalos entregados y mencionándolo entre tema y tema.

Sin ser seguidora de la banda ni del estilo, me saco el sombrero y doy las gracias también por haber sido parte de un show en que la banda y los fans son cómplices

Setlist

– The Distorting Light
– When the Jackals Come
– Father, You’re Not a Father
– Swarm of Terror
– Majesty and Decay
– Once Ordained
– Thrown to the Fire
– Kingdom of Conspiracy
– Destructive Currents
– Into Everlasting Fire
– Den of Thieves

– The Power of Gods
– Immolation
– Close to a World Below

– Foresting the Divide

Por: Claudia Toro
Fotografías: Max Batlle