Condenados: Más allá del lado oscuro del ser humano, Doom.

Sin darnos cuenta, Condenados ya lleva más de 10 años en la escena Doom de Chile y han marcado un precedente en el estilo a nivel sudamericano y mundial. Concepción ha sido marcada como una ciudad bendecida para algunos, maldita para muchos en cuanto a rock se refiere, para esto contactamos a Fernando Vidal, vocalista y guitarrista de una de las bandas más productivas de los últimos años en la ciudad penquista.

Haciendo un flashback de la historia de la banda ¿Podrías contarnos un poco el de por que fue concebida la banda y si las intenciones que tuvieron en un principio como banda se han mantenido durante los años?

 La historia de la banda se remonta al año 2005, en ese entonces ya estaba muy interesado en el sonido denso de Black Sabbath, Saint Vitus y Pentagram principalmente, por lo que decidí dejar mi antigua banda llamada Zarpass (grindcore/sludge/punk) y enfocarme de lleno en un sonido más clásico pero a la vez denso y que evocara emociones fuertes, principalmente centrado en el poder del riff y las voces melódicas pero poderosas. Condenados en ese entonces era una banda de Rock pesado con influencias del doom tradicional y también del proto metal de los años 70. Así empezamos nuestro recorrido tocando en tocatas de diferentes estilos del rock pesado y del metal, como nuestro estilo pese a ser tradicional es desconocido, a los productores les costaba meternos en tocatas ya que no sabían a qué escena pertenecíamos. La intención desde el comienzo fue clara, hacer música pesada, tradicional, fiel a la vieja escuela pero que portara un mensaje espiritual potente en donde el centro fuera el conflicto interior con los demonios internos para así poder controlarlos y expandir la conciencia.

 

Sería interesante hablar acerca de las influencias de la banda a la hora de componer. Creo que no tan solo la música puede inspirarlos, si no que también la literatura, ciencia, naturaleza e historia. ¿De que manera han llevado estas en su música?

La temática de las letras ha ido variando con el tiempo. En una etapa primitiva era mucho más directo en términos de tópicos tales como drogadicción, depresión, satanismo y misantropía. Posteriormente debido a etapas y procesos espirituales la temática de la banda se inclina hacia el ocultismo, tomando elementos de diversas corrientes del sendero de la mano izquierda, también Thelema, Luciferianismo y posteriormente la Magia del Caos como base. Todo en relación a procesos internos que se han ido experimentando en la búsqueda de una conciencia superior. Otro tópico que ha sido importante es establecer la oposición al dogma cristiano en la representación satírica de elementos tales como la Inquisición española y el fanatismo religioso

 

Por una u otra razón considero que la banda no ha obtenido repercusión merecida en diferentes medios. ¿Por qué crees que el estilo de la banda ha tenido mayor éxito en países extranjeros que en su misma ciudad natal de Concepción y el resto de Chile?

La repercusión que la banda ha obtenido se ajusta a los objetivos que hemos tenido durante este tiempo en ese ámbito los cuales han ido variando. Cuando recién comencé mi relación con el medio era bastante reducida, incluso me negaba a dar entrevistas o quedarme a hacer vida social en el círculo debido a que consideraba que esto era una pérdida de tiempo. La banda empezó como un grupo de personas adictas a la música pesada tocando juntos sin mayor pretensión de popularidad. Con el tiempo y al crecer también en lo personal y conceptual, me fui dando cuenta de que existe un mensaje cuya ideología es la base de Condenados y que al pasar el tiempo se ha hecho mucho más clara, por lo tanto es necesario volcar este mensaje hacia fuera y acceder a una mayor audiencia sin que necesariamente perdamos nuestra esencia sino al contrario, llegando a profundizarla y pulirla aun más. El Doom Metal siempre ha sido un estilo undeground que solo recientemente ha tenido un mayor auge, esto se debe a los tiempos que estamos atravesando, una época de incertidumbres tal cual fue durante los 70´s y 80´s, la amenaza de una gran catástrofe mundial provocada por nosotros mismos es latente y esta música, en su gran variedad de sub estilos, da cuenta de los conflictos esenciales del ser humano desde lo más real y visceral hasta lo más trascendente y espiritual.  En Chile el Doom ha crecido, lo que se explica por la aparición cada vez mayor de eventos y productoras que se atreven a crear espacios para su expansión además de las bandas que se están formando y otras que están volviendo a activarse.

Actualmente ya han lanzado dos LP que según mi opinión son bastante diferentes entre sí, en cuanto a sonido, estilo y composición. ¿Crees que Condenados ya ha encontrado su sonido y estilo definitivo?

La búsqueda de un sonido es algo constante, si te dijera que ya encontré mi sonido significa que ya no hay nada nuevo que mostrar y considero que la música nunca es la misma sino un constante fluir en el cambio. En esencia todo lo que se ha hecho mantiene esa densidad emocional característica que es finalmente el núcleo, por otro lado se mantienen los riffs pesados y las voces limpias quizás con matices diferentes debido a la edad y las experiencias de vida

Durante varios años se hablo en Chile de la hermandad de las bandas Doom. ¿Es realmente así? ¿En que se podría diferenciar el Doom metal con otros estilos en nuestro país?

Yo no hablaría de una hermandad, lo que hay es gente interesada de manera genuina en este vasto mundo del doom metal y que de alguna manera se congregan o juntan en determinadas ocasiones para rendirle culto a algún ícono subterráneo. El Doom Metal en chile es un movimiento bastante heterodoxo después de todo, hay quienes se inclinan hacia sus variantes más progresivas, como lo fue en su momento con bandas como Mar de Grises o Poema Arcanus y hay otros que decidimos tomar el Doom Metal desde una perspectiva más ligada a bandas como Saint Vitus, Pentagram o incluso Candlemass. Actualmente puedes ver una gran diversidad de interpretaciones de lo que es el DOOM. La escena chilena está creciendo pero aun no ha cuajado lo suficiente, esto pasará con el tiempo, la calidad de las bandas es altísima por lo que es evidente que seguirá creciendo el movimiento.

“The Tree of Death” fue su último lanzamiento, el que personalmente me encanto por su mística oscura y sonido clásico, pero sin rozar en ruido. ¿Qué nos espera para el nuevo lanzamiento de Condenados?

Es la primera vez que señalo públicamente algunos datos de lo que viene para el tercer álbum de Condenados. Lo que pueden esperar es algo bastante más directo, quizás más agresivo y frontal de lo que hemos hecho en términos musicales y también en términos conceptuales. Otro dato importante es que haremos las letras de manera íntegra en español, la idea de este álbum es dejar muy en claro qué es Condenados y qué visión encierra este concepto en relación a los grandes cuestionamientos de la vida, principalmente en el aspecto espiritual.

Ya han podido experimentar varias fechas en el extranjero. Haciendo una comparación de aspectos positivos y negativos. ¿Qué cosas crees que hacen falta cambiar y que no en la escena rock de Chile?

En Chile hace falta pulirnos en el aspecto técnico a nivel de producción tanto de bandas como de personas dedicadas a crear shows. Hay que reconocer que las cosas han cambiado bastante estos últimos 10 años pero aún falta mucho por hacer. Por otro lado, lo que no cambiaría por nada es la pasión por la música, la entrega y esa sensación primitiva que quizás no está presente en otros lugares, al menos no como acá en Chile y Sudamérica en general. Somos salvajes agresivos violentos, eso jamás debiese cambiar porque es lo que hace peligroso y atractivo el metal y el rock underground afuera.

Finalmente nos encantaría que nos contaras un poco acerca de las letras de Condenados, si estás tienen un trasfondo de la realidad o son producto de diferentes experiencias. Además que es lo que se viene con Condenados a corto tiempo

Las letras de Condenados están inspiradas en experiencias personales en el ocultismo (algunas de sus variantes), percepciones acerca de la vida y la muerte, historias de tortura inquisitorial y diversos tipos de estimulantes. Lo que viene para la banda es un par de fechas más, ahora el 7 de Julio en el Doom Over Santiago y posteriormente en Octubre por confirmar fechas junto a Reino Ermitaño en territorio chileno. Paralelamente nos enfocaremos a trabajar en las canciones del tercer álbum